Sensación agridulce al final de los 90 minutos en el vestuario marinista tras la conclusión de la cuarta jornada disputada en el Antonio Domínguez de Playa de las Américas.

Una vez mas y van cuatro, lo visto en el verde no refleja los puntos conseguidos hasta la fecha ni la posición en la tabla clasificatoria.

Los de Quico de Diego fueron muy superiores al Tamaraceite en el primer periodo, pero no lograron materializar las ocasiones que tuvieron.


La primera parte comenzó con un Marino inquietando la portería de la UD Tamaraceite, que apenas generó peligro en el transcurso del encuentro.

Un centro envenenado de Nami Sánchez estuvo a punto de cazar Borja Llarena en el área pequeña, sin embargo, se fue desviado.

Después de esta ocasión, los locales siguieron buscando el área rival y de nuevo Nami, tras deshacerse de dos defensores, remató a puerta, no obstante, su tiro lo desvió el portero Nauzet a córner.

Las acciones más peligrosas del conjunto marinista llegaron por banda derecha, ya que Fede Olivera se incorporó con mucho peligro al ataque y Nami dispuso de varias ocasiones que no encontraron portería.

En la reanudación el equipo azulón siguió buscando el gol que le diera la victoria, aunque careció de acierto en la definición.

En el minuto 72, un cabezazo de Samuel Arbelo casi consiguió perforar la meta grancanaria, pero, una vez más, la defensa visitante lo impidió.

A pesar del dominio local, el equipo de Chus Trujillo pudo llevarse los tres puntos con un remate de Asdrúbal que tapó bien el guardameta Ángel Galván.

Con este resultado, el Marino consigue su primer punto de la temporada.