Partido disputado y bien trabajado el que nuestro filial nos deleito en el Anexo Antonio Domínguez frente al CD Atlético Granadilla.

Los pupilos de Carlos Humberto al final vieron premio al trabajo realizado durante la semana

De menos a más fue el Marino B el partido de la noche del viernes para terminar ganando con autoridad a un CD Atlético Granadilla con buen oficio y que complico mucho las cosas al filial.

La primera parte fue el CD Atlético Granadilla quien encontró mejor su sitio sobre el terreno de juego y el que gozó de mejores llegadas al área rival.

Tras el paso por vestuarios  en la segunda parte mejoró el Marino B gracias a adelantarse en el marcador por mediación de Ananzet en la primera oportunidad que dispuso con claridad el equipo.

Se estaba encontrando cómodo el filial sobre el terreno y las llegadas eras más frecuentes al área del Granadilla con un juego más ordenado y con mas intensidad.

Fruto del juego y en un corto espacio de tiempo llegaría el segundo tanto marinista obra de  D´Javan poniendo el 2-0 en el marcador que hacia proveer que dé ahí al final, todo resultaría más fácil.

De hecho tras el segundo tanto en el marcador los nuestros dominaron el partido y gozaron de más ocasiones de gol que no se concretarían.

Sin embargo el Granadilla, que no dio nunca el partido por perdido, metía el susto en el cuerpo a los chicos del filial y a toda la grada.

Y es que  conseguiría empatar el partido en tan solo tres minutos para el asombro de todos.

El primer tanto  del CD Atlético Granadilla se producía tras el saque de una falta  al borde del área.

Fruto del desconcierto generado por el primer gol y en un despiste infantil de la zaga marinista llegaría el segundo tanto del Granadilla que suponía empate a dos en tan solo tres minutos.

Aunque la situación parecía presagiar alguna debacle, nada más lejos de la realidad, los pupilos de Carlos en ningún momento bajaron los brazos ni dieron el partido por finiquitado.

A raíz del  empate visitante,  apretó más nuestro filial y fruto del acoso al área del Granadilla y por mediación de una jugada bien elaborada por todo el equipo llegaría el  tercero del filial de las botas de Sergio.  Seguía volcado el equipo con el marcador de tres tantos a dos y fruto del asedio a la portería rival y con el tiempo prácticamente concluido llegaría la que sería prácticamente la última jugada del partido, un penalti tras una contra marinista que Ananzet se encargo de transforma logrando el definitivo y justo marcador de 4-2