Javier Favarel

“El CD Marino es una gran familia”

Es la segunda temporada que defiende los colores azules y blancos, en el sur de Tenerife en el equipo playero del Marino. Los que lo conocen en el plano corto, dicen que es un futbolista con carisma, con capacidad de liderazgo, respetado y respetuoso. De hecho, es un referente dentro de la institución, no solamente por sus compañeros si no por los socios aficionados y la cadena de filiales que le ven como un referente deportivo dentro del Club y un patrón a seguir. Hoy conocemos un poco más de cerca a Javier Favarel.

Los comienzos deportivos de Javier fueron en La ciudad de Rosario, en un club que se llama Rento Cesarini,club del cual han surgido muchos valores como Mascherano, Demichelis y Solari.

A los 13 años dejo su casa y ciudad para formar parte del proyecto deportivo en Estudiantes de la Plata, en donde estuvo hasta los 20 años, pasando por todas las categorías juveniles y siendo parte del primer equipo. En esa época estaba al frente de dicho equipo el entrenador Alejandro Sabella (fue el míster de Argentina en el Mundial 2014) y compartiendo plantel con Juan Sebastian Verón.

Después de esta aventura sin dudas excepcional sus pasos deportivos le llevaron hasta la segunda división de fútbol de Uruguay  a un club referente del país, Atlética Sud América, del cual esa temporada cerraron el torneo como campeones y ascendieron a la primera división, Javier Favarel fue elegido también en la misma temporada del ascenso, el mejor jugador de la temporada.

La temporada siguiente renovó en el mismo club donde lograron la permanencia en Primera División en la última jornada, sin dudas un año agónico del cual, al final, se consiguió el objetivo por el que se luchaba, la siempre ansiada permanencia de un club recién ascendido.

La siguiente temporada se decidió por cambiar de nuevo de aires y firmo por el Deportivo Maldonado otro club en Uruguay que milita en la segunda división. Un año en lo deportivo que se truncó derivado de una lesión, el 5 metatarsiano fue el culpable, a los seis meses de competición tuvo que pasar por el quirófano para ser intervenido.

El calvario de Favarel no terminó aquí, ya que tras tres meses y medio después de la operación e incorporarse a los terrenos de juego, volvió a resentirse de la lesión y tuvo que volver a ser intervenido. Al final lo que en principio se esperaba que fuese un parón de 4 meses se convirtió en un año completo apartado de los terrenos de juego

Tras la recuperación la próxima aparición deportiva fue en el sur de Argentina militando en el Club Sol de Mayo en el torneo Federal, club al que según manifiesta Javier, “le voy a estar siempre agradecido porque me dio la posibilidad de volver a jugar al fútbol”

Tras esta aventura en el sur de argentina que duro 6 meses hizo las maletas y cruzo el charco para aterrizar en Inglaterra donde estuvo 18 meses., 12 en Whitehawk FC y otros 6 en Macclesfield Town, para terminar en Diciembre del 2017 en el Marino.

Y es aquí donde este futbolista manifiesta que, “me siento muy feliz de ser parte de esta gran Institución, no necesite de mucho tiempo para percatarme del alcance y la magnitud de este club”

Manifiesta Favarel que, “estoy en un Club importante pero también una gran familia, lo que ayuda a que uno se sienta cómodo y a gusto”

En cuanto a lo deportivo y tras unos inicios un poco inciertos Javier comenta que, “actualmente estamos pasando un buen momento, pero es fruto del trabajo que se viene realizando desde la pre temporada”

Quisimos que se mojara en cuanto a los objetivos futuribles de cara a esta temporada, y aquí se notó que es un hombre, Javier Favarel, cauto, con mucho sentido común y sin falsas euforias, “no se logró nada hasta ahora y ni ayer éramos los peores ni hoy los mejores, es un trabajo diario que va dando sus frutos y es la manera que tenemos que seguir” Paso a paso!

Lo cierto es que Javier, es un futbolista que no está pasando desapercibido dentro de la entidad playera de Los Cristianos y que se ha ganado un hueco cada día mas importante en el seno del Club azulón, tanto en lo personal como en lo deportivo

Leave a Reply