Coordinación Porteros

Alfredo León, coordinador de los porteros del CD Marino

Alfredo De León pese a su corta edad tiene en su haber un alto bagaje de profesionalidad referente al mundo de los tres palos.

Alfredo es licenciado en Ingeniería Marina en Universidad de La Laguna (ULLL), y actualmente forma parte del Staff Técnico Tercera División en CD Marino y responsable de la formación de los porteros de la base marinista.

Además hay que sumarle que fue, entrenador de Porteros 3a División en Club Deportivo Santa Úrsula.
Preparador De Porteros en Fundación Real Madrid Tenerife. De igual forma fue también entrenador de porteros en la SD San José y está al frente como director en portería A0.

Hoy pasamos la tarde con Alfredo De León, responsable de la formación de los porteros del CD Marino

Pregunta Redacción CDM.- ¿Cómo es el día a día dentro de la coordinación con los pequeños?

Respuesta Alfredo.-La planificación en la base es totalmente distinta a la planificación en etapas de competición, las prioridades y objetivos son totalmente distantes ente un portero en formación y uno en edad de competir, es por eso que la planificación debe estar diferenciada.

Creo que las etapas formativas son tremendamente importantes, y así lo intentamos plasmar en el club, no únicamente porque yo lo piense, sino porque el Marino se ha caracterizado por darle esa importancia históricamente, y en eso es un aspecto muy positivo que nuestras visiones comulguen entre sí.

Bajo mi punto de vista la formación es fuente de crecimiento futuro, y debemos otorgarle una importancia capital.

Pregunta Redacción CDM.- Partiendo de la base de que todos los conceptos son importantes en la etapa de formación, ¿Dónde se suela hacer más hincapié?

Respuesta Alfredo.-En la planificación formativa ponemos el punto de mira en desarrollar al máximo un potencial para que en el futuro pueda rendir con las mejores condiciones y lograr extraer así las mejores capacidades de cada uno de los chavales.

Para ello, en la formación, realizamos una planificación muy estructurada. Creemos que en el entrenamiento de las etapas formativas la tecnificación debe ser la base fundamental, evidentemente al niño se le deben ir enseñando algunos aspectos tácticos intrínsecos al juego, y a comenzar a comprender como se juega, pero la tecnificación debe ser el pilar principal.

El trabajo de acciones muy concretas debe ser constante para ir asimilando en el joven portero unos patrones claros en cada acción. Y le intentamos dar mucha importancia a la explicación, no solo quedarnos en cómo hacerlo de una manera sino porque hacerlo de esa manera y dejar así que el niño, en su inquietud por aprender, busque algunas otras soluciones alternativas.

Pregunta Redacción CDM.- Teniendo en cuenta que son niños algunos de cortas edades, ¿Cómo se consigue que presten la atención en todo momento durante los entrenamientos y hagan los trabajos planificados?

Respuesta Alfredo.-En nuestra idea por planificar el trabajo en la formación tenemos en cuenta un detalle de tremenda importancia, y creo que completamente clave para que en el niño continué creciendo esa ilusión y ganas por seguir aprendiendo bajo los tres palos.

Ese detalle es sencillo, asumir que son niños, y que como tal lo que desean es pasárselo bien; disfrutar entrenando. Por ello intentamos plantear en el diseño de las sesiones, tareas que les generen diversión incluyendo dentro de éstas esos objetivos técnicos que esperamos que ellos mejoren.

De esta manera el niño es más propenso a trabajar, y está más motivado para hacerlo.

En el club estructuramos los grupos de trabajo por niveles. Consideramos que es más importante juntar capacidades que edad, aunque es cierto que edad y capacidad van bastante unidas de la mano, a veces hay casos en los que alguno tiende a destacar bastante pese a su edad, o existen otros que pensando en su mejoría futura es preferible continuar dando pasos un poco más cortos.

Por esto en el club tenemos dos grupos de trabajo diferenciados en la base.
Un primer grupo donde se engloban los pre-benjamines, benjamines y algún alevín, y otro grupo con los alevines, infantiles y algún cadete. Siempre basándonos en el principio anteriormente descrito.

De esta forma intentamos tener grupos cortos, para mejorar los tiempos de trabajo y personalizar la atención que le prestamos a cada uno de ellos, de esta forma intentamos individualizar el tiempo que le dedicamos a cada niño con el objetivo de conseguir un crecimiento futuro mejor de cada portero.

Pregunta Redacción CDM.- ¿Cómo y de qué forma se valora el trabajo y la progresión de los futbolistas, en este caso de los porteros?

Respuesta Alfredo.-Para llevar a cabo una valoración del trabajo que realizamos, y sobre todo una valoración de ese crecimiento o mejora de cada niño, realizamos evaluaciones trimestrales.

Asignamos a cada niño un valor en distintas cualidades, técnicas, tácticas, e incluso mentales.

De esta forma sabemos en que facetas ha mejorado, en cuales necesitamos incidir algo más, e incluso si debemos enfocar el trabajo desde otra perspectiva distinta.

Consideramos fundamental éstas evaluaciones como idea para implantar un patrón, continuar con el mismo, y para tratar de forma personalizada casos particulares. Todo con el objetivo de tener las mejores herramientas para conseguir el mayor crecimiento posible.

Por otra parte, en las etapas formativas la estructuración y planificación es totalmente diferente. Son etapas completamente diferenciadas en cuanto al enfoque y los objetivos. Creemos que, a partir de la edad juvenil los chavales entran ya en absoluta competición.

Aunque debemos seguir teniendo en cuenta que el portero continúa asociado a una etapa evolutiva constante, los planteamientos en cuanto a objetivos en las tareas están enfocados a mejorar el rendimiento presente, optimizando al máximo sus recursos y características para hacerlas mejor, para perfeccionarlas.

Pregunta Redacción CDM.- ¿Podrías desarrollarnos un poco qué tipo de elementos se trabajan y de qué forma afecta a la hora de trasladarlo a la competición?

Respuesta Alfredo.-Es importante para competir, introducir entrenamientos condicionales, donde en etapas formativas este tipo de entrenamientos ni siquiera se plantean como objetivos, si cobran una relevancia importante en etapas de competición.

En mi visión y manera de entender el entrenamiento del portero, pienso que jamás debemos plantear como objetivo principal un aspecto condicional a un portero en formación, me parece un severo disparate hacerlo.

Una cosa es que un niño en formación trabaje intrínsecamente durante una tarea algún aspecto condicional, porque evidentemente el fútbol es un deporte físico, a que planteemos nosotros como objetivo trabajarlos.

Pregunta Redacción CDM.- ¿Existe algún punto o algún aspecto en el que se matice más o se haga más hincapié?

Respuesta Alfredo.-Nosotros intentamos plantear en nuestras semanas tipo un día de trabajo condicional, donde evidentemente diseñaremos las tareas para continuar trabajando aspectos técnicos orientados al portero, con el objeto de continuar puliendo y perfeccionando las acciones, pero focalizando los objetivos en los aspectos condicionales; resistencia, fuerza, velocidad… A lo que doy mayor importancia es a los conceptos tácticos, comenzando a incidir en ellos de forma constante.

Intento diseñar tareas contextualizadas, buscando entrenar en el ambiente más real que pueda conseguir, para acostumbrar al portero a trabajar en las situaciones que se van a encontrar el fin de semana en la competición, y para dotarlos de los mejores recursos en las tomas de decisión para solventar esas situaciones en un entorno en donde el error no supone ninguna responsabilidad.

Pregunta Redacción CDM.- ¿Es una responsabilidad compartida?

Respuesta Alfredo.-Esta responsabilidad que evidentemente también es un trabajo a enfocar cuando diseño las tareas. El portero está constantemente tomando decisiones, y de lo buenas o malas que sean depende su actuación.

Un futbolista de campo es un jugador completamente distinto, es evidente que su toma decisión es proporcional a la de un portero, pero nunca jamás esas decisiones conllevaran la responsabilidad que tienen las de un guardameta.

Es un trabajo mental que hay que ir realizando con ellos, y representa mucha más importancia de la que le otorgan en un entorno externo a los que conocemos el puesto y sus particularidades.

Pregunta Redacción CDM.- ¿Existen etapas diferenciadas en la formación de los porteros?

Respuesta Alfredo.-En el club, en las etapas de competición, trabajamos con los porteros del Juvenil de Primera, Juvenil División de Honor, Regional Preferente y Tercera División.

En este caso, tenemos la particularidad que trabajamos con un solo grupo, pero de forma diferenciada.

Es decir, en tres días planificados de trabajo siempre vamos a contar con los porteros del primer equipo, alternando con ellos a las demás categorías, intentando que los demás siempre tengan dos días.

De esta forma mantenemos un grupo homogéneo, donde no se masifique el número de efectivos, y permitimos a sus equipos disfrutar de ellos durante la semana para el trabajo colectivo de cada equipo.

La orientación de las tareas tendrá un orden, suelo trabajar aspectos condicionales con mayor carga durante la primera sesión de la semana, para continuar en la segunda sesión incidiendo en situaciones y planteamientos más tácticos, diseñando tareas contextualizadas, y terminar el ultimo entreno con aspectos de trabajo algo más mentales o específicos, teniendo en cuenta el tipo de juego que desarrollan aquellos equipos a los que nos enfrentemos el fin de semana.

Pregunta Redacción CDM.- ¿Para terminar entendemos que al final también debe existir algo de sicología y cercanía por parte de los docentes hacia los deportistas?

Respuesta Alfredo.- Esta claro intento trabajar de la forma más profesional posible, destilar una motivación que contagie al grupo, y ser un soporte emocional importante para ellos.

Todo este trabajo tiene muchos aspectos psicológicos detrás, y la importancia de ser cercano con ellos, de demostrarles confianza en su trabajo y en sus capacidades es fundamental para lograr un rendimiento óptimo de cada uno de ellos.

La cercanía es clave para lograr que ellos crean en lo que intentamos plantear y nos sigan ciegamente en nuestras convicciones.

Leave a Reply